L’Atomium ou le récit d’une passion

Tous les enfants rêvent de vivre dans les arbres. Chez moi, ce désir d’enfance a tourné à l’obsession. Quand j’ai vu la tour Eiffel sur une carte postale, j´ai compris que c’était ce qu’il me fallait. Un arbre métallique, géant, prêt à accueillir tous mes fantasmes. Hélas, il poussait loin de Bruxelles. Continue reading

Posted in Atomium, Veronika | Leave a comment

Quai de Hainaut. Molenbeek-Saint-Jean

14962875558_4fa6449d78_z

Art work by Enrique Cropper

Eran casi las diez de la noche cuando salí de la estación de Bruselas Midi camino del hotel. Todo el bullicio que me había encontrado por la mañana había desaparecido, tragado por un frio glacial que solo animaba a volver a casa. Yo también sentía que debía hacerlo y apreté el paso. Ahora que mi piso de Waterloo había dejado de ser mi hogar,  mi habitación del hotel, con la cama hecha y el cuarto de baño perfumado a limón, era un sucedáneo perfecto. Me paré en un restaurante McDonald’s que encontré abierto para comprar una enorme hamburguesa y sus correspondientes patatas fritas. El jamón serrano que había salvado de mi frigorífico tendría que esperar hasta mañana, porque no tenía pan para acompañarlo. El olor a grasa frita que se escapaba de la bolsa de papel no consiguió afectar el placer anticipado de cenar sentado en la cama y ver cualquier tontería en  la televisión.  Me sentía ridículamente liviano mientras andaba contra el viento, casi a punto de volar, tras haberme deshecho para siempre de aquel montón de cosas cargadas de malos recuerdos. También sentía revolverse en mi pecho una gran satisfacción a costa de mi oscuro visitante, cuyo rastrero ejercicio de posesión había resultado en mi completa liberación. Continue reading

Posted in Eva, Hotel, Observing Brussels | Leave a comment