El sueño de Angela

Drawing by Alex Goffart Urbán

Y mientras se comía esa merluza al horno frente al Mediterráneo, Angela se dijo que eso era vida y lo demás, pamplinas.

Con el gusto aún de ese pescado fresco comprado en la lonja del pueblo, el aroma del romero recién cortado, y con las imágenes de fondo de los lugareños comiendo tapas, bebiendo claras o zambulléndose en el mar, no le quedó otro remedio que reconocer en su fuero interno que esos meridionales no solamente eran unos especialistas con esas mezclas culinarias de mar y tierra, sino también unos campeones del disfrute de las maravillas que les rodeaban.

Y en ese momento sintió envidia, envidia cochina o sana según se mire, ese sentimiento tan y tan mediterráneo. Ni un solo minuto de su larga carrera política, ni un solo segundo de su niñez dulcificada con mermelada de fresas y ruibarbo, podían compararse a ese saber disfrutar de la vida que emanaba de cada una de las gentes que la rodeaban.

En ese instante, Angela sintió la necesidad de dar un giro temerario a su vida, un volantazo. Su mente como su mirada divagaron por ese amplio paisaje de luz y color, sabores y olores. Sin saber cómo ni por qué, se acordó de aquella pequeña mercería que había visto en el centro del pueblo costero unos días antes, a la que había entrado fascinada por las cintas, los hilos y las cremalleras de colores que pendían en su escaparate.

De repente, se vio detrás del mostrador, rodeada solo por tijeras, cintas métricas y cajas registradoras. Se dijo que no debería ser tan difícil dedicarse a ello y que en algo le servirían tantos años de experiencia con sus colegas mediterráneos cortando, midiendo y contando hasta el último céntimo, o su práctica haciendo trueques con ese narcisista americano al que aguantó con estoicismo luterano.

Y Angela, mujer decidida donde las haya, se levantó, pagó sin dejar propina y se dirigió a la mercería del pueblo dispuesta a pagar un precio justo por su ansiado retiro mediterráneo.

(Gema Urbán)

About writingbrussels

Seven Writers. Three Languages. One City.
This entry was posted in Guests, The Corona Bar Stories. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.